martes, 29 de marzo de 2011

El Pájaro Dodo


El Pájaro Dodo se vio por primera vez alrededor de 1600 en Mauricio, una isla del Océano Índico.


Sólo quedan dos cabezas de Pájaro Dodo y dos patas repartidas en varios museos europeos de este pájaro extinguido hacia 1681.

El Pájaro Dodo era un producto evolutivo típico de las islas. Al carecer de un depredador natural (ya que no había mamíferos en la isla), perdió la necesidad de volar. En consecuencia, sus alas se redujeron y atrofiaron y desarrollaron a cambio unas patas robustas y demasiado grandes para un ave de su tamaño. Con semejante desproporción el Dodo no podía caminar con la más mínima elegancia, mucho menos intentar correr. Estos atributos y su aspecto particular le valieron el apodo de pájaro bobo.

El Dodo se alimentaba de los frutos que caían de los árboles y anidaba en tierra. Su lentitud y el hecho de poner sus huevos en tierra lo dejaron totalmente indefenso ante los marineros de barcos de comercio, quienes utilizaban su carne como alimento, depredando además los bosques de la isla, su principal hábitat. Más tarde la introducción de diversos mamíferos, como cerdos, ratas, perros y gatos; terminó por acabar con sus huevos, y con ello con su descendencia.

El Pájaro Dodo se extinguió en menos de ochenta años luego de la llegada del hombre a las islas Mauricio.

Las pocas fuentes que hay del Dodo son los cuentos de hadas, como el caso de Alicia en el país de las Maravillas, de Lewis Carroll, donde aparecía como un ser absurdo e irreal.

Hace unos 400 años, apenas un siglo después de su descubrimiento, murió el último dodo de las Islas Mauricio, y con él su especie se dio por extinguida. Se trataba de una especie de paloma gigante, de unos 70cm de altura, y gorda, que no podía volar y que, además, tenía fama de tonta porque no huía del hombre y se dejaba atrapar con facilidad. En la actualidad, aún se cuestiona si era así o todo es una caricatura basada en un puñado de especímenes.

Los primeros en describir este pájaro fueron los holandeses y se refirieron a él como “walghvogel” (“pájaro nauseabundo”), en referencia al gusto de su carne. Aunque muchos escritos posteriores decían que su carne tenía un gusto desagradable, los primeros testimonios, si bien reconocían que era dura, decían que era buena, aunque no tanto como la de las palomas que abundaban en la isla. El nombre “walghvogel” fue usado por primera vez en el diario del Vicealmirante Wybrand van Warwijck que visitó en 1598 esta isla del Índico, situada al este de Madagascar, y la dio el nombre de “Mauritius”.

El origen de la palabra dodo no queda del todo claro. Aunque hay un cierto consenso que el nombre tenía connotaciones negativas. Algunos creen que podría provenir de la palabra holandesa “dodoor” (“lento”), aunque también podría proceder de “dodaars” (algo así como “nudo en el culo”) por el “plumón” que lucía en dicha parte. Hay otra explicación para el origen de la palabra y que lo situaría un siglo antes, en el 1507, cuando los portugueses visitaron la isla por primera vez. Según esta otra teoría, la palabra vendría de “dodo”, que en portugués significa “tonto” o “zumbado”. Tampoco se puede descartar que simplemente fuera una onomatopeya que imitara el sonido propio del pájaro.

Fuentes: http://www.conciencia-animal.cl/paginas/temas/temas.php?d=1059

http://www.cabovolo.com/2009/06/el-dodo-el-pajaro-tonto-que-acabo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario